El Cardenal Sistach presidió una misa en el Seminario por su eterno descanso y, este lunes por la mañana, ha tenido lugar su funeral en la parroquia de la Bonanova.

Marcos Pou, seminarista de Introductorio, murió el pasado sábado por la noche en un accidente de moto, al chocar su moto con un turismo en el cruce entre las calles Sant Màrius y Ciutat de Balaguer, en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi. El joven de 23 años había sido hasta ahora el responsable de la sección de universitarios del movimiento Comunión y Liberación, y había asistido como tal a muchas reuniones de la Delegación de Juventud. Justo hacía una semana había dado el paso de entrar en el Seminario y seguir la llamada al sacerdocio. Era un chico con un gran corazón y lleno de Dios, con gran carisma entre los jóvenes y celo por la evangelización.

Desde Iglesia de Barcelona deseamos que el Señor dé consuelo, esperanza y fortaleza en estos momentos a sus seres queridos. Rogamos por su familia, amigos del movimiento, seminaristas y todos los amigos de Marcos, que no son pocos. Ahora necesitan de nuestra oración más que nunca.

Eucaristía en sufragio de su alma

El Cardenal Sistach presidió la misa por su eterno descanso en el Seminario Conciliar este domingo, con una gran afluencia de amigos y familiares. El Arzobispo de Barcelona quiso destacar en su homilía el duelo por la pérdida del más reciente de los seminaristas de la archidiócesis, recordando que dijo un sí incondicional al Señor. Además, el Cardenal Sistach también dio gracias a Dios por la familia que le dio a Marcos Pou, una familia cristiana que le ha transmitido la fe y el amor a Dios.

El funeral ha tenido lugar este lunes a las 10h y ha sido presidido por un tío del fallecido, quien recordó en su homilía la devoción de Marcos Pou y como desde pequeño ya tenía clara su vocación.